Horizontes entre aguas 3


Por Pablo Masip.

Este es el relato de una ruta no planificada. No es ni mejor ni peor que otras que he hecho, solo es distinta. Distinta por la forma de llevarla a cabo. Son muchos los días que tengo por delante y pocos los planes. Lo primero es ver a tu gente y pasar unos días con ellos. Luego viene el momento en el que decido coger la moto, engranar la primera y salir sin rumbo fijo… ¿Qué me encontraré? ¿Qué experiencias viviré? ¿Dónde acabaré?

17/09/2009

Hoy cruzo la frontera española por la Junquera con la única intención de avanzar. Creo que me voy a acercar a pasar la noche en un viejo conocido: “Le Camping Moto” muy próximo al Parque Natural Regional del Vercors en Francia. Salgo de la autopista en Orange y me entretengo un rato por carreteras comarcales hasta llegar a Crest y de ahí al camping donde como siempre te reciben con los brazos abiertos. El ambiente es perfecto para todos aquellos que amemos el mundo de las dos ruedas. A la hora de la cena nos juntamos todos en el salón y ahí coincido con Toon, un motero belga que también viaja en solitario. Casualmente el viene de Barcelona y ya está con su ruta de vuelta a casa. Viaja con una BMW R60/5 que pertenecía a la policía montada canadiense perfectamente restaurada. El estado de la moto es impecable y su sonido evocador a tiempos pasados.

Pasamos las horas hablando de rutas y anécdotas entre libros y mapas. Nos aconsejamos mutuamente la ruta a seguir al día siguiente. Parece que para mañana dan lluvia, así que será mejor seguir avanzando en busca de climas mejores.

18/09/2009

Me despierta el sonido de los escapes de la R60/5 de Toon que parte hacia su destino. Son las 7 de la mañana y todavía no me he adaptado a este “horario europeo”. No estoy acostumbrado a madrugar, pero tendré que hacer un pequeño esfuerzo si quiero aprovechar las horas de sol.

El día amanece feo como estaba previsto. Tras recoger todo y un buen desayuno, me despido con un “hasta luego” de la gente de “Le Camping Moto”. La idea de hoy es ir en busca de alguno de los lagos del norte de Italia. Salgo dirección Briançon para cruzar los Alpes por el Col de Montgenevre. Ya en Italia cojo la autostrada hasta las proximidades del Lago di Iseo. Este lago está situado entre los lagos de Como y de Garda. La tarde la dedico a pasear por las calles de Iseo y por su boulevard con sus magníficas vistas del lago al atardecer. La hora de la cena la saboreo de manera especial gracias a la magnífica gastronomía italiana.

 19/09/2009

Después de desayunar aprovecho para contestar los e-mails de amigos y familiares y consultar la predicción meteorológica. La borrasca que dejé en Francia gana terreno y se adentra en Italia, pero por el momento parece que hoy nos va a respetar, eso si, mañana tendré que pensar en otro destino si quiero disfrutar del Sol.

Comienzo la ruta por la costa este del lago de Iseo. La carretera disfruta de panorámicas del lago muy relajantes. En Breno me desvío para comenzar la ruta de alta montaña. Lo primero es el ascenso al “Pso Di Groce Dominii”, que aprovecho para darle a las ruedas la redondez perdida en los últimos kilómetros de autopistas. Justo en lo alto del Paso hay una pista que sigue ascendiendo en aparente buen estado. Tras examinar el mapa, cambio la ruta y emprendo este nuevo trayecto por pistas alpinas. Este desvío es totalmente recomendable si disponéis de moto trail, eso si, hay que ir con cuidado y calma, ya que la pista es algo peligrosa y transcurre por una pared de la montaña donde una caída tendría fatales consecuencias. Tras pasar el “Goletto del Crocette” viene el “Pso de Maniva” que cruzo con una intensa niebla y aquí comienza el descenso hasta una de las sorpresas de la ruta de hoy, el “Lago de Idrol”, mucho mas pequeño que sus lagos vecinos, pero con mucho encanto. No está tan masificado y dispone de rincones que invitan a pararse y eso hago en uno de ellos. Aprovecho para comer y relajarme un rato admirando las vistas que estos lagos nos regalan.

Desde el lago de Idrol me dirijo a Riva de Garda que es la población mas importante de la zona norte del lago di Garda. En esta parte del lago está prohibida la navegación de lanchas motoras y solo se permiten las embarcaciones a vela y los ferrys que unen las poblaciones del lago. Esta zona se ve favorecida por corrientes de aires lo cual hace que veas en el lago multitud de pequeños veleros como si de una regata se tratara.

Desciendo por la costa este del lago de Garda haciendo continuas paradas, ya que está atardeciendo y las vistas del lago os las podéis imaginar con los Alpes de telón de fondo. Cuando llego a Torri del Benaco me quedo con ganas de parar y dedicarle un buen paseo por sus calles y su puerto, ya que parece que aquí no hay tanto turismo como en sus pueblos vecinos y conserva algo de ese encanto original. Pero se hace tarde y todavía me queda carretera para llegar de vuelta a Iseo, así que como se suele decir, toca carretera y manta. Llegando a Iseo me cae una tormenta de verano que me recuerda que la borrasca que venía de Francia ya está llegando…

20/09/2009

Hoy toca salir de los Alpes Italianos para evitar lluvias, prefiero el agua de lagos y mares. Salgo pronto dirección Croacia. En un principio pensé en acercarme a los Lagos Plitvice tranquilamente para disfrutar de este parque natural al día siguiente y dejar aparcada la moto por un día, pero acercándome a la frontera se me antoja un baño en las aguas del calmado adriático y no lo dudo y tras echar un ojo al mapa veo la isla de KRK de la cual leí algo en mi anterior visita a Croacia. En el sur de esta isla está Baska, una población que conserva el encanto de estos pueblos costeros croatas lejos del turismo masivo que ataca a las grandes poblaciones del litoral. Está decidido, me voy a dar un baño en las playas de Baska.

Llegando a Croacia salgo de la autopista para hacer los últimos kilómetros por carreteras secundarias. Acertada decisión cuando no llevas prisa. Tras cruzar la frontera paro para cambiar unos cuantos Euros en Kunas, la moneda croata. El resto del camino lo hago disfrutando de las vistas del adriático. Para acceder a la isla de “KRK” existe un puente que une el continente con la isla. Cuidado especial al cruzar por este puente por las ráfagas de viento que pueden soplar con fuerza y de forma racheada. Es común que cierren el paso por este punto por fuertes ráfagas de viento. Ya en la isla de KRK toca acercarse a la población de Baska cruzando un pequeño puerto de montaña que desde lo más alto deja unas buenas vistas con el mar a tus pies.

Baska sorprende por sus callejuelas sin orden aparente donde uno se entretiene en sus laberínticas calles intentando salir al puerto. La justificación para este tipo de construcción la encontramos en los constantes asedios de los piratas.

Con estos laberintos conseguían arrinconar a los invasores para así poder defenderse mejor.

El paseo por el puerto es un placer con el agua del adriático a tus pies y grandes veleros clásicos con casco de madera en sus muelles.

21/09/2009

Hoy toca madrugar un poco. Quiero aprovechar el día y acercarme lo antes posible a los Lagos Plitvice para aparcar la moto y recorrer este parque natural a pie. Pero antes toca disfrutar de la ruta comenzando por los pequeños pueblos de la costa de la isla de KRK (Vrbnik, Silo…) de ambiente aun mas relajado. Tras salir de la isla toca la famosa carretera de la costa croata que constantemente está ascendiendo y descendiendo a nivel del mar. En “Senj” me desvío dirección “Otocac” por un fantástico puerto de montaña. En apenas unos pocos kilómetros estoy a una altura considerable. En estas carreteras hay que tener cuidado con algunos conductores locales que conducen como si de un rally se tratara, sobretodo las furgonetas de reparto que si las ves venir mejor dejarlas pasar.

A media mañana llego a los Lagos Plitvice. Tras ponerme el atuendo adecuado para la caminata, emprendo ruta pero en esta ocasión a pie. Este paraje es uno de los lugares más turísticos de Croacia y con razón. Existen varios itinerarios a seguir de los cuales no puedes salirte. Opto por hacer el recorrido mas largo pero con la ayuda de un tren que te acerca a la parte mas alta del parque para luego descender a pie hasta el lago mas grande que se puede cruzar en barcaza y luego seguir hasta el final del parque donde se encuentra la cascada de mayor altitud de toda Croacia. Desde luego que la visita de este parque bien justifica todo el viaje. En este caso dejaré que las fotos hablen por si solas…

 22/09/2009

Hoy he experimentado sensaciones de todo tipo: tristeza, rabia, alegría, ilusión, esperanza… He comenzado el día saliendo de Croacia dirección Ljubljana en Eslovenia, pero conforme me acercaba a la frontera en los alrededores de Karlovac las escenas que se sucedían rompían el alma. Por la carretera no paras de ver casas casi derruidas por los efectos de la guerra Croata de la independencia en los inicios de la década de los 90. Algunos edificios han parcheado sus fachadas, pero es algo insuficiente para tapar esta huella dejada por la absurdez de una guerra. En las calles de Karlovac la cosa no cambia y choca ver la cotidianidad de sus gentes paseando por las calles andando o en bicicleta como cualquiera de nuestras capitales europeas con un telón de fondo gris y llena de metralla en todas las fachadas… Está claro que esta zona no es turística y no tienen prisa por arreglarlo.

La entrada en Eslovenia me vuelve a subir el ánimo, que lo tenía por los suelos, con una carretera serpenteante a través de enormes valles y verdes colinas. En Novo-Mesto me desvío y sigo hasta la capital eslovena por carreteras secundarias huyendo de la monótona autopista.

La tarde la dedico a visitar esta pequeña capital europea que me sorprende mucho por su espíritu joven. Una quinta parte de sus 276.000 habitantes son estudiantes, así que os podéis imaginar el ambiente que se respira por sus calles. El barrio céntrico de la ciudad es de arte barroco con una colina coronada por su castillo al cual se puede ascender hasta lo alto de su torre donde se disfruta de una magnífica panorámica de toda la ciudad y sus alrededores.

Por la noche salgo a ver el ambiente de la ciudad. Multitud de pequeños conciertos se suceden a lo largo del cauce del canal que rodea el casco histórico. Las terrazas a rebosar de gente y las bicis pasando sin parar de un sitio a otro. En una plaza me encuentro con una pareja de españoles que están dando un concierto en plan cantautor. Me quedo un rato escuchando, pero sin querer menospreciar la buena voluntad de la pareja en cuestión, creo que puedo ver cosas mejores por sus calles aledañas. Al girar la esquina ¡Sorpresa! Me encuentro con un concierto de Rock en toda regla, eso si, Rock Esloveno. Han montado un escenario enorme en una gran avenida y por lo que he llegado a captar parece que cada día hacen un concierto distinto. Hoy tocaba Rock, pero el público era de lo mas variopinto: familias, ancianos, turistas, ejecutivos trajeados con sus maletines, estudiantes con su mochila y su bici, patinadoras, y como no, roqueros. Con este concierto me quedo y a vosotros os veo mañana.

23/09/2009

Hoy toca un poco de turismo por Eslovenia. Lo primero es acercarme a “La Gruta de Postojna”, la mayor cueva cárstica conocida de Eslovenia con más de 20Km de galerías. Son poco más de 5 km los que se pueden visitar. Nada más entrar hay que coger un tren eléctrico que penetra 2 km al interior de la cueva al más puro estilo “Indiana Jones”. A toda velocidad se recorren las primeras galerías para llegar a la zona que se puede visitar a pie que goza de pasadizos y cavidades impresionantes con sus enormes estalactitas y estalagmitas.

Después de esta visita guiada con todo lo necesario para ser la típica excursión turística, toca hacer ruta motera por los Alpes Julianos. Postojna, Ajdovscina, Nova Gorica, Tolmin, Bovec, Kranjska Gora, Bled, Kranj y Ljubljana es el itinerario a seguir.

El ascenso a los Alpes se sucede entre “tornallis”. El ascenso al puerto de “Vrsic” goza de unas vistas genéricas de los Alpes julianos que gratifican la ruta. En el descenso se encuentran los “tornallis” adoquinados dando un encanto especial. En Bled toca subir al castillo para ver las vistas de su lago con su pequeño islote pintoresco. Un paseo por las orillas de este lago es de lo más relajante, pero en esta ocasión no puedo entretenerme más y debo continuar ruta.

Saliendo de Bled cojo una carretera que te lleva a la vecina población de “Bohinjska”. Aquí me desvío por otra carretera que a los pocos kilómetros se convierte en una cómoda pista que transcurre por un frondoso bosque. Aquí vivo una pequeña aventurilla típica de la Ley de Murphy. En un primer instante se enciende el chivato de la reserva. En principio tengo autonomía suficiente para llegar a la siguiente población, así que no me preocupo, pero la pista poco a poco se va poniendo un poco más fea. Al poco empiezan a parecer tramos con barro (con lo que odio yo el barro…). Bueno, por suerte no voy cargado y sorteo la pista con más pena que gloria. La pista parece que es un puerto de montaña que en el mapa no viene bien reflejado. Las vistas impresionantes, pero ahora no tengo los ánimos para fotos. Como la velocidad media ha bajado considerablemente se me hace de noche y la reserva está en las últimas y no hay signo alguno de civilización. Solo queda resignación y seguir hasta que la moto se pare. ¿Qué otra cosa puedo hacer? Cuando la autonomía me indica poco más de 10Km aparece el ansiado asfalto y tras estirar marchas y más marchas acabo en una gasolinera con apenas 5 kms de autonomía en el cuentakilómetros.

Tras llenar bien el depósito, rapidito por autopista hasta Ljubljana donde me doy otro homenaje nocturno para despedirme de esta fantástica capital europea. ¿Mañana? No se, tal vez me vaya a Austria a recorrer sus impresionantes puertos de montaña a la altura de los glaciares alpinos…

24/09/2009

Otra vez amanece con niebla y esto hace que la salida de Ljubljana se complique un poco, pero tras algún que otro desvío equivocado consigo coger la carretera correcta que me lleva al paso fronterizo en lo alto del puerto de montaña “Seebergsattel” donde dejo Eslovenia a mi espalda a la vez que entro en tierras austriacas.

Aquí empieza lo divertido. Los puertos de montaña austriacos son famosos entre los motards de centro Europa. En varios de ellos hay que pagar un peaje ya que son considerados parques naturales. En esta ocasión voy a pasar por dos de ellos que dejé pendiente la anterior vez que estuve por estas tierras. En primer lugar el “NockalmStrasse” que asciende por una carretera de perfecto trazado. Luego me dirijo al “Malta HochalmstraBe” que en este caso es un valle que asciende hasta los pies de un glaciar donde se encuentra una gran presa. La carretera es un poco temeraria y hay que andar con cuidado, aunque en las zonas más peligrosas hay semáforos para permitir la circulación en un único sentido, pero si os pillan en rojo prepararos para pasar cerca de veinte minutos esperando. Una vez visitado este parque natural toca regreso por donde hemos subido, ya que no existe otra salida del valle.

Ahora toca acercarse a la frontera con Italia para buscar sitio para dormir. En el último pueblo Austriaco encuentro uno de los muchos hoteles moteros que hay por esta zona. El parking es un punto y cuando entras con la moto se ilumina de colores y sus paredes están forradas de cuadros y fotos de motos antiguas. El suelo es muy antideslizante y con una especie de purpurina como si de una discoteca se tratara. Por un momento pienso que esta noche la moto va a dormir mejor que yo…

 25/09/2009

El hotel ha resultado ser un acierto. He descansado estupendamente y al levantarme y asomarme por la ventana me he llevado una grata sorpresa al descubrir la panorámica de los Dolomitas con las luces del amanecer.

Cuando he salido del pintoresco garaje he cogido dirección “Cortina d´Ampezzo” por carreteras que no pasé en mi anterior visita. De aquí he trazado la ruta mas corta en línea recta con el Lago di Como. El Pso. De Tornale lo he hecho bajo una fina lluvia que poco después dejaría paso a un gratificante sol que me ha hecho efecto secadora. El resto de la ruta transcurrió por grandes valles con un tráfico infernal (viernes tarde). Llego tarde al Lago di Como y solo me da tiempo de alojarme y poco más.

26/09/2009

La noche ha sido un tormento. Ha estado lloviendo desde las 12 de la noche hasta cerca de las 7 de la mañana. Afortunadamente la tienda de campaña ha aguantado bien, pero la humedad estaba presente. En cuanto ha parado de llover me he levantado y me he dado un buen paseo de un par de horas por la orilla del Lago viendo amanecer entre nubes. Sirvan estas instantáneas para despedirme de los Alpes por esta vez.

La salida del lago di Como la hago por el Lago de Lugano y de aquí a Locarno donde me desvió para coger el Simplonpass ya en tierras suizas. Martigny es la ultima población Suiza por la que paso, luego vendrán las poblaciones francesas de Chamonix donde se disfruta de las vistas del Mont Blanc y luego Albertville, donde doy por terminada esta ruta.

Yo continúo por autopista hasta casa haciendo primero una parada en un hotel de carretera y luego otra parada en Barcelona, pero esto ya es otra historia.

Espero hayáis disfrutado del relato de esta ruta que ha transcurrido entre aguas: Unas dulces, otras saladas; Unas heladas y otras en forma de nubes; Unas embalsadas y otras fluyendo por ríos y cascadas…

Aquí termina mi ruta, pero mi viaje continua…

V´sss

Puntúa esta entrada


Deja un comentario

3 thoughts on “Horizontes entre aguas