Benka Pulko 7


Benka Pulko

Benka Pulko

“Hay días que redimen toda una vida” es la frase que Arturo Pérez-Reverte puso en boca de uno de sus personajes, significando esas jornadas únicas que, por sí solas, son capaces de justificar toda una existencia. Yo añadiría que también los hay que la cambian, la ponen patas arriba. La vida digo.

Y si no que le pregunten a Belka Pulko por esa noche del 7 de enero de 1997 cuando, mientras estaba tumbada mirando el techo de su habitación, se le ocurrió la peregrina idea de viajar en moto alrededor del mundo. Tanto más peregrina cuanto que su experiencia sobre dos ruedas en esos momento se reducía a cero.

Nacida el 15 de mayo de 1967 en Ptuj,  un pueblecito que resulta  ser el asentamiento humano más antiguo de Eslovenia, contaba por aquel entonces con 30 años de edad y, además de haberse graduado como enfermera y haber obtenido su título en terapias de masaje, estudiaba también Biología y ejercía de masajista en un equipo de balonmano de la primera división eslovena. Una vida aparentemente encaminada que aquella noche de invierno saltó por los aires.

Benka Pulko

¿Su motivación?

Conocer gente, descubrir nuevos lugares, aprender  y sobre todo viajar.

¿Por qué en moto? Ella misma lo cuenta.

He sido una enamorada de las motocicletas desde que tengo memoria, pero crecí en un país comunista pobre donde resultaba difícil ver una de ellas. Siendo adolescente trabajé veranos enteros recogiendo fresas, lúpulo e incluso en fábricas pero nunca conseguí ganar el suficiente dinero para hacerme con una. Cuando tenía 16 años mi padre compró un ciclomotor pero nunca me dejó montar en él. Fue entonces cuando me juré a mi misma que algún día tendría una moto.

Benka PulkoEse momento llegó el día que se hizo con una BMW F 650 Funduro, la precursora de la F- 650 GS, la que sería su compañera de viaje.

El detalle de que no hubiese conducido nunca una moto no supuso obstáculo alguno para ponerse en marcha. Según declaró, los 650 kilómetros a los que se reducía su experiencia motoviajera eran suficientes para entender como usar acelerador y frenos.

Durante los cinco meses más locos de su vida, como los ha calificado, estuvo preparando su gran aventura. Fueron momentos de tocar todas las puertas, de suplicar y de intentar convencer de que tenía algo interesante que ofrecer. También hubo desilusiones y rechazos pero, en sus propias palabras, sin valles no puede haber montañas.

El 19 de junio de 1997 dio comienzo el emocionante periplo que acabaría exactamente 2 000 días después, el 10 de diciembre de 2002. Las cifras son mareantes: cinco años y medio, 7 continentes, 73 países, más de 180 000 kilómetros, 2 records Guinnes, 35 000 fotografías, 19 cambios de ruedas, 10 cadenas de transmisión, un gasto medio diario de 7$, una estancia en el hospital y, por supuesto, un mundo interior construido con todas y cada una de las experiencias vividas.

Benka PulkoLa belleza natural de África, el descubrimiento personal de Japón o Nueva Zelanda, el contacto con el magnetismo visceral y crudo de la Antártida y la cálida hospitalidad de serbios e iraníes se encuentran entre los mejores recuerdos de Benka.

Cada país visitado tenía algo especial , excepcional y memorable

Sus experiencias, buenas y malas, todo lo que produjo el simple deseo de saber que habría detrás de la siguiente esquina quedaron recogidas en su libro Around the World Following the Sun.

I would advise anyone thinking of giving up their jobs to ride around the world to quit today and live their dream tomorrow. Seize the moment and do not waste your life. It is like a poison. While you may be thinking of the first change in your life I can’t stop contemplating where my next adventure is going to take me.

Benka Pulko

Benka Pulko
5 (100%) 15 votes


7 thoughts on “Benka Pulko