Marruecos según Mc Bauman (IX y final): el final de la aventura. 1


Por Mc Bauman.

(© de las fotografías y el texto: Mc Bauman.)

RABAT-Conil: 480 kms 

Suena el despertador, me incorporo y… chof.

Chof?

CHOF.

Un poquito más allá?

Chof.

Abro los dos ojos:

La habitación está inundada.

La habitación no tenía sillas ni mesita de noche así que la ropa está en el suelo, así que la ropa está mojada.

Pienso en el conserje antipático y abro el ojo que me queda.

Un rato después nos dice que otro huésped ha dejado el grifo de su habitación abierto y que ahora no le abre la puerta. Nos brinda otra habitación pero no le hacemos ni caso. Nos vamos no sin antes despedirnos de nuestros compañeros que… lógicamente están dormidísmos.

Ojalá nos volvamos a ver pronto…

Y así, viendo cómo pasaban las horas más rápidamente que los kms voy viendo que “mañana no trabajo…” y Black fielmente a mi vera, sin dormir y contando los kms que le quedan para llegar a casa, con lo mal que lleva él eso siempre.

Marruecos según Mc Bauman (IX y final): el final de la aventura.

© Mc Bauman

Y llegamos a Ceuta (preciosos los kms entre Tánger y Ceuta).

Y volvemos a pasar la frontera (más fácil para venir que para ir) a pesar de que mantengo en el bolsillo el regalo de mi amigo de Xauen

Y volvemos a cruzar el estrecho.

Y pese a la cara de mosqueo, recupero el dinero que me quisieron robar en la agencia de viajes de Algeciras (je, menudo soy)

Y le alegré el domingo a Black cuando le dije que ya no llegaba al barco y que nos quedábamos esa noche en Andalucía.

Y me convenció para que fuéramos a dormir a Conil

Y fuimos.

Y a mí me gusta mucho más Zahara.

© Mc Bauman

© Mc Bauman

Y nos alegramos muchísimo cuando tras una llamada nos encontramos allí con dos grandísimos amigos nuestros.

Elisa y Rui habían arreglado la moto (el filtro de aire había dicho que no filtraba más después de todo lo que llevaba filtrado en ese viaje) y nos habían seguido la huella un par de horas después así que nos volvimos a reunir en Conil para compartir una última cena.

Qué alegre es la alegría.

El fin

Conil-IBIZA: 790 kms 

Tenía que coger ese barco a las 5 de la tarde, como fuera, a 800 kms de donde dormía así que…

A madrugar.

Como ya era costumbre, nos volvimos a despedir de nuestros dormidos amigos.

BlackRider se quedaba para compartir con ellos algunos kms más.

Con ese arte suyo se asomó al balcón y me dedicó un saludo.

Ya sabes Alv, con pocas palabras y así podremos hacer como si nos fuéramos a ver mañana. Aunque sea mentira.

© Mc Bauman

© Mc Bauman

Llegué a las 5 menos 10 minutos.

No había plazas en el barco hasta el día siguiente.

A pesar de los pesares conseguí meterme a golpe de talón.

El barco no salió hasta las 7…

El día después

Ibiza: 0 kms

Ahora, recluido nuevamente en mi casa de Ibiza, me levanto, me asomo a la ventana y vuelvo a ver el mar enfadado con gigantes olas que me recuerdan la Gran Duna…

La habitación está llena de un extraño humo y de fondo escucho una canción que me da la bienvenida a Tijuana…

Me pregunto si no habrá sido todo un sueño… uno de esos sueños de los que uno no se quiere despertar nunca…

Entonces veo mi nueva cachimba… fumo otra vez, y entre el humo veo aparecer 4 camellos, una pista infinita, 100.000 palmeras, 100 moros regateando, un río seco, un desierto florido, un encantador de serpientes pidiendo dirhams, un tuareg falso, una cumbre nevada, dos jaimas en silencio, una moto colgada de una grúa, dos niños que no sé de dónde han salido y 4 felices amigos tocando la bocina alocadamente… y me doy cuenta de que, en efecto, ha sido un sueño.

Indudablemente

Que Alá os proteja, Amigos.

McBauman, Sultán de Ibiza

© Mc Bauman

© Mc Bauman

Marruecos según Mc Bauman (IX y final): el final de la aventura.
5 (100%) 5 votes


Deja un comentario

Un comentario en “Marruecos según Mc Bauman (IX y final): el final de la aventura.