Motos de Trail


AdventureRider.es Foros Generales Cajón de sastre Motos de Trail

Este debate contiene 2 respuestas, tiene 2 mensajes y lo actualizó  Juanjo-34 hace 4 años.

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Publicar
  • #3368

    Beto Afrikkaner
    Participante
    #4429

    Beto Afrikkaner
    Participante

    ¿Qué es el trail?

    La palabra “trail”, otra vez desgraciadamente, es una palabra anglosajona que traducida literalmente al castellano viene a significar : sendero, camino, vereda, pista, etc. Pues bien, con ese término se identifica un tipo de motocicletas polivalentes que son ágiles y manejables para recorrer espacios fuera del asfalto, como caminos, senderos y pistas forestales, y a su vez son versátiles y turísticas en recorridos por carretera.

     

     

     

    UN POCO DE HISTORIA

     

    Los comienzos de este tipo de motocicletas se gestaron en el campo con la aparición, allá por los años 70, de la actual evolucionada Yamaha XT, entonces con un motor de 500 c.c. Una máquina cercana al “enduro” (otra palabra inglesa que viene a significar resistencia física en los recorridos por campo), pero con pretensiones de pisar fuerte el asfalto.

     

    La competición y las necesidades de mejorar el comportamiento en el campo convirtieron en especialidad lo que en un principio era un complemento, y las “trail” devolvieron en parte la polivalencia con que se habían creado las primeras motos de campo.

     

    El principio era bien simple : crear una moto ligera, capaz de circular por el campo, pero que dispusiese de unos neumáticos y un motor capaz de hacerla circular por carretera a una buena velocidad y con una cierta comodidad.

     

    La revolucionaria Yamaha XT500

     

    El éxito acompañó a esta idea, que además se vió ayudada por el éxito de la carreras desérticas, como el París-Dakar, pero poco a poco, han debido orientarse, dentro de su polivalencia al asfalto.

     

    DATOS TÉCNICOS GENERALES

     

    Este tipo de motocicletas se definen como tal porque generalmente cumplen una serie de requisitos necesarios para, sobre todo, la conducción en el campo como son :

     

    Motor monocilíndrico o, a lo sumo, bicilíndrico en V.

     

    Cilindrada comprendida entre 350 c.c. y 750 c.c.

     

    Algunas incorporan refrigeración por aire.

     

    Arranque eléctrico o eléctrico/pedal.

     

    Suspensiones delanteras de modesto recorrido en torno a los 220 mm.

     

    Escaso carenado aerodinámico.

     

    Altura del asiento elevada, en torno a los 880 mm.

     

    Distancia al suelo también elevada, 250 mm.

     

    Neumáticos mixtos (tierra/asfalto).

     

    Y ahora, un poco de Historia…. leed atentamente y os fascinara 

    DOS RUEDAS PARA SOÑAR CON AFRICA

     

    Comienzo por presentar los conceptos que cristalizan en un diseño concreto de moto. Por qué nuestras motos tienen una forma y no otra. Por qué la publicidad parece que se repite de marca en marca. Es porque las motos forman parte de los sueños.

     

    Sobre todo en los años 80, el diseño de las motos, como parte de su marketing (que adquirió su actual importancia económica y social en aquella década), se vinculó más que nunca a una imagen arquetípica. Una buena deportiva nos recuerda un caza de combate: velocidad. Las motos de gran turismo de lujo se asemejan a un crucero: clase y confort. Una megascooter tiende a un diseño futurista de película de ciencia-ficción: tecnología. Las musclebikes como la V-Max, en las películas como Terminador o Mad Max: rudeza. Las custom, el clasicismo de la moto intemporal americana: autenticidad.

    Las trail debían recordar de alguna forma la silueta simple y sin adornos de un dromedario, bestia noble, rápida, capaz de llevar la casa a cuestas y fiel: Africa.

     

    DE LA SCRAMBLER A LA TRAIL

     

    El origen de las motos de trail de los años 80 está inequívocamente vinculado a los grandes raids desérticos. Como muestra los nombres de los modelos están vinculados al París-Dakar: Honda París-Dakar, Honda Africa Twin, Suzuki Djebel, Yamaha Tenéré, Cagiva Elephant Sus depósitos sobredimensionados y sus alturas de asiento desproporcionadas no las hacían las motos más aptas para todos los públicos. Pero el que las podía pilotar convertía el paseo a la oficina en una verdadera aventura aunque simplemente fuera porque eran lo más adecuado al estado de las carreteras españolas de ayer y hoy…

     

    Cuentan que todo empezó en 1961, cuando un tal señor Soichiro Honda ideó un tipo de moto ligera, sólida, limpia, barata y fácil de conducir que se vendía como churros en los Estados Unidos: se llamaba Hawk y Scrambler, según el modelo. En un época en que los únicos motoristas que había en Gringolandia eran los gamberros a lo Easy Rider, los corredores de motos y algún que otro despistado que necesitaba la moto para ir a trabajar, introdujo un vehículo utilitario que se hizo muy popular entre jubilados que jamás se hubieran comprado una moto. Atadas en los soportes traseros de motorhomes y caravanas para ir de caza o de pesca, se veían por todas partes y de esta manera nacieron las primeras motos todo-terreno civiles. Otra cosa eran las militares como las BMW R75 capaces de casi todo que acabaron desbancadas en la II Guerra Mundial por los Jeep americanos, pero esta es otra historia. Gracias al éxito comercial de las scrambler, nombre que se convirtió en genérico para la trail, la presencia de Honda en todo el mundo aumentó y aumentó, desarrollando nuevos modelos conforme aumentaba la especialización y exigencias de sus usuarios. El resto es historia, cuya leyenda la Baja California aumentó.

     

    EL MITO DE CADA AÑO

     

    En Europa siempre hemos tenido una tradición de viajes de exploración por Africa, si bien que los franceses en especial han sentido una fascinación por el desierto reflejada en múltiples aventuras durante todo el s. XX.

    La era moderna de los raids se considera que comienza en 1975, con el primer rallye Abidjan-Niza organizado por JC Bertrand, que mezcla los 4×4 con las motos. En la edición de 1977 se perdió Thierry Sabine en el Emi Fezzan, en el desierto de Libia, durante tres días y mientras esperaba angustiosamente la ayuda mientras caminaba solo y perdido por el desierto, fue madurando un proyecto para compartir sus vivencias con otras personas, su propia carrera. El París-Dakar nació en 1978, y la experiencia de Sabine en el campo de la comunicación consiguió que rápidamente la Abidjian-Niza cayera en el olvido. Decidió que comenzara en enero, el mes en que menos acontecimientos deportivos se dan, además de ser ideal por la temperatura, para acaparar la atención del público, y poco a poco el rallye fue llenándose de caras conocidas y de los principales fabricantes de motos (BMW, Honda, Yamaha, Cagiva, etc.) además de generar sus propios héroes, los mejores pilotos de sus generaciones.

     

    En la actualidad ninguna otra de las carreras que han surgido como consecuencia de su éxito ha llegado a hacerle sombra, como el Rallye de Túnez (1981), el de los Faraones (1982), el Master Rallye París-Moscú-Pekín (1992) o la Baja Aragón (1983).

     

    Al principio, el Dakar era digno de una película de dibujos animados de Los Autos Locos. Cada uno preparaba su moto, normalmente trails monocilíndricas como la Yamaha XT500 o bien la Honda XL500. Fáciles de mantener, de mecánica sencilla, ligeras pero lo bastante poderosas como para salir de una duna. Cuando la velocidad comenzó a ser un as para ganar, BMW adaptó sus motores boxer de carretera al desierto, con la ventaja añadida de ser menos sensibles a cambios en la calidad de la gasolina. Honda introdujo como respuesta las primeras bicilíndricas con refrigeración líquida, las Africa Twin, y Yamaha creó un poderoso motor multiválvulas capaz de alcanzar los 170 km/h, que aseguró la victoria de Stéphane Peterhansel, las futuras SuperTenéré. Finalmente, la organización puso fin a esta escalada tecnológica a finales de los años 80 obligando a que las motos fueran derivadas de las de serie, y no al revés. BMW y KTM fueron las únicas que continuaron probando sus modelos en este raid, ahora KTM en solitario.

     

    La última gran trail japonesa derivada de la competición africana en catálogo ha sido la Africa Twin, que dejó de venderse en 2003 para desesperación de sus fieles seguidores que rezan cada día a los dioses japoneses para que los hijos del sr. Honda desarrollen una digna sucesora de tan mítica moto. De todas formas, el resultado del banco de pruebas más duro del mundo está presente en la parte ciclo de las asfálticas de Honda: se cierra el círculo.

     

    Los propietarios de motos trail conducimos con orgullo las hijas del sueño africano, motos robustas, duras, capaces de tragarse incluso hoy en día la arena del Sahara a poco que seamos capaces de mover estos armatostes y los “retoquemos” un poquito. Por cierto, aquellos modelos son cotizadísimos en el mercado de ocasión, en espera de que el mercado vuelva a ofrecernos motos similares.

     

    #4782

    Juanjo-34
    Participante

    Texto guapo de leer y rememorar esos modelos que nos hacían soñar de pequeños.

    V´ss Juanjo

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate.