Sjaak Lucassen 2


Sjaak LucassenNacido el 2 de octubre de 1961 en Maashees, Países Bajos, desde temprana edad se notó que no iba a ser un niño cualquiera. Buena muestra de ello es que el primer dinero que ganó, cuando tenía 11 años, lo gastó en una Vespa de 125 cc. a la que posteriormente siguieron un kart, un coche y, al llegar a los 16, un ciclomotor Yamaha que tras pasar por la mesa de operaciones y sufrir alguna que otra modificación ilegal, acabó por convertirse en el terror de todos los que acudían a clase en bicicleta.

No hubo nada más de dos ruedas en su vida , salvo otra Yamaha de 250 cc. de cross que le servía para escapar de sus frustraciones escolares, hasta que cumplió los 21 años. Según sus propias palabras conducir una moto habría sido su sentencia de muerte, así que decidió esperar hasta que consideró que su “fogosidad” se había calmado algo con la edad.

Tras el autoimpuesto período de cuarentena las motocicletas llamaron de nuevo a su puerta y por sus manos pasaron un rosario de  máquinas de la japonesa Honda: una VF 500F, una VF 750F Interceptor, una CBR 1000F y una CBR 900 RR Fireblade fueron las primeras que llenaron su lista de adquisiciones.

Sjaak Lucassen

Al igual que la mayoría de nosotros mismos, consideraba que las vacaciones siempre eran cortas, demasiado cortas. Sobre todo si las disfrutaba a lomos de una moto. Pero al contrario de lo que suele pasar, él decidió ponerle solución al problema: se tomó medio año sabático y embarco su CBR 900 RR camino de Australia.

Así a finales de 1992, cinco semanas después de enviar su moto a la otra punta del mundo, recibió una llamada desde Sidney: “ A nuestros almacenes ha llegado una motocicleta, ¿qué hacemos con ella?”, su respuesta fue: “Estoy de camino” y dicho esto compró un billete de avión, se despidió de su jefe y familiares y se marchó a las antípodas.

Sjaak Lucassen

Tres días después comenzó su aventura australiana de 38 000 kilómetros. Y fue solo el principio, ya tenía dentro el veneno de los viajes.

Tardó dos años en volver a ponerse en la carretera, el tiempo que invirtió en ahorrar algún dinero porque viajaba sin espónsores ni ningún otro tipo de ayuda, pero en mayo de 1995 estaba otra vez en el camino en pos de su gran sueño: viajar a lo largo y ancho del planeta y eso hizo durante los siguientes tres años y una semana, recorrer 160 000 kilómetros a través de 40 países.

Sjaak Lucassen

Durante este tiempo apareció regularmente en diversas entrevistas y llegó a ser conocido con el sobrenombre de “Fireblade Sjaak”, dicho lo cual no es difícil adivinar que montura utilizó en su aventura.

El final de este gran viaje solo fue el comienzo del siguiente, otra gran odisea viajera alrededor del mundo a lomos, esta vez, de una Yamaha YZF R1 cedida por el propio fabricante que se convirtió así en uno de sus espónsores.

Su libro “Life on 2 wheels” (“La vida sobre dos ruedas”) y un DVD documental reflejan las vivencias recogidas a través de 77 países y 250 000 kilómetros.

No contento con esto siguieron dos viajes invernales a Cabo Norte junto con Markus Kingman, el primero de ellos fallido. Fueron sus primeras incursiones en el frío, pero no las últimas.

Sjaak Lucassen

En el año 2009 y en compañía de  Doris Wiedemann, a quien conoció en viajes previos, decidieron recorrer, en mitad del invierno, el camino que separa Key West en Florida (el extremo continental más al sur de los Estado Unidos) de Alaskan Deadhorse (el más al norte accesible por carretera). ¿La moto? Una Yamaha YZF R1, por supuesto.

Incansable trotamundos, su siguiente proyecto está en marcha: ir desde el extremo continental más septentrional de Estados Unidos hasta su extremo más meridional, aventura a la que ha llamada “Polar Ice Ride” y de la que se puede encontrar más información en su página web.

Sjaak Lucassen

Sjaak Lucassen
5 (100%) 8 votes


Deja un comentario

2 thoughts on “Sjaak Lucassen